El rayo luminoso de un llamativo y nítido azul que genera la tecnología xenon es fácilmente el doble de fuerte que el de un faro halógeno estándar.
Se ha diseñado específicamente un protector cilíndrico para la bombilla del reflector que evite que la luz de xenon de la moto emita una indeseada luz dispersa y cegadora. Así se logra una iluminación de la carretera notablemente mejorada y más uniforme en condiciones de oscuridad y de poca visibilidad, lo cual permite reconocer peligros potenciales muchísimo antes. También hace que sea mucho más fácil para otros conductores detectar a los motociclistas.
Los faros de xenon generan luz basándose en el principio de descarga de gas. Una chispa de descarga entre los electrodos de una bombilla llena de gas xenon crea un «túnel de gas ionizado» a través del que fluye una corriente eléctrica, provocando que el gas se ilumine. La iluminación e intensidad de la luz son mayores que en las tradicionales bombillas halógenas. La composición del espectro de la luz de xenon es muy similar a la de la luz diurna natural y, por tanto, mejora de forma notable el confort visual del motociclista.
La luz de cruce de xenon de BMW Motorrad supone otro hito más en la consecución de una mayor seguridad activa y comodidad en la conducción de motos.
+ Leer más

Más tecnología al detalle