Esto elimina el giro descontrolado de la rueda trasera y logra que la transmisión de potencia sea más eficiente, por lo que aumenta de manera considerable la seguridad activa de conducción en situaciones límite, como la conducción bajo la lluvia. En caso de no requerir la regulación del sistema electrónico (por ejemplo, en la pista de carreras), se puede desactivar con tan solo pulsar un botón, incluso en movimiento.
+ Leer más

Más tecnología al detalle