Los avances tecnológicos han conseguido asimismo reducir el número de tareas de mantenimiento necesarias en cada intervalo. A partir de conversaciones con distribuidores y clientes, queda patente que no siempre se aprovecha el servicio anual recomendado, además del mantenimiento cada 10 000 km y el servicio técnico cada 20 000 km. Esto puede afectar la condición técnica de los vehículos e implica que las motos, por ejemplo, solo pasen por el servicio técnico cada tres años. Como consecuencia, una amplia gama de materiales para el funcionamiento deja de estar actualizada.
Con el fin de responder al comportamiento cambiante de los clientes y los avances tecnológicos, BMW Motorrad ha elaborado un concepto de servicio de posventa flexible, que también tiene en cuenta los periodos en los que no se utilizan las máquinas. De esta forma, el número de tareas de mantenimiento depende más del tiempo transcurrido que del kilometraje.
Una visualización de los intervalos de servicio forma parte de la estrategia dinámica de mantenimiento. Independientemente del kilometraje, todas las motos de BMW requieren una revisión anual de mantenimiento. Para los que viajan muy a menudo, también existen componentes que dependen del kilometraje, aparte de la revisión anual obligatoria. Esto significa que es necesario realizar un mantenimiento adicional cuando el kilometraje supera los 10 000 kilómetros al año. A través de la pantalla multifunción, se informa al cliente con suficiente antelación de que la moto debe pasar una revisión de mantenimiento.
+ Leer más

Más tecnología al detalle