El BMS-X detecta los giros de la rueda trasera al comparar las velocidades de las ruedas delantera y trasera en los sensores del ABS con los datos medidos por el sensor de velocidad de ángulo (sensor de inclinación). En estos casos, el control del motor activa la reducción que corresponda en el par motor reduciendo la posición de encendido, interviniendo en la inyección de combustible e influyendo en la posición de la válvula de mariposa.
A diferencia de los anteriores sistemas ASC de BMW Motorrad, la posición inclinada también se determina a través de complejos grupos de sensores y se tiene en cuenta en el comportamiento de control con el DTC. El DTC se combina por separado con cada uno de los distintos modos de conducción, lo que garantiza la máxima seguridad en todo momento.
A pesar de que el control de tracción DTC proporciona un apoyo inestimable y supone un importante plus de seguridad para el motorista durante la aceleración, no puede redefinir los límites físicos, al igual que sucede con el ABS. No obstante, es posible superar dichos límites si se realiza un mal cálculo o se cometen errores de conducción, lo que, en algunos casos, podría desencadenar en una caída. Sin embargo, el DTC (Control Dinámico de Tracción) sí te ayudará a utilizar mejor y de forma más segura las opciones de conducción dinámica. En circunstancias con exigencias especiales (por ejemplo, en competiciones), se puede apagar el DTC (Control de Tracción Dinámica) por separado.
+ Leer más

Más tecnología al detalle