El sistema del Paralever, que combina las tareas de suspensión trasera y de transmisión de fuerza, elimina en gran medida las fuerzas provocadas por el accionamiento de árbol cardán, que de otra manera provocaría el endurecimiento de la suspensión durante el proceso de aceleración. Esta fuerza ascendente (conocida como el efecto de la «vaca de goma») se compensa de manera eficaz, mientras que un brazo basculante convencional necesitaría medir 1,4 m para poder conseguir lo mismo. Básicamente, constituye un puntal de reacción al par de tipo paralelogramo entre el grupo trasero y el bastidor.
En el Paralever de los actuales motores de dos cilindros opuestos y de la generación K, el puntal está conectado a través de la junta situada sobre el brazo basculante. Uno de los beneficios de este diseño es una altura respecto al suelo bastante mayor en el área de la rueda trasera.
La carcasa de aleación ligera del cambio de la rueda trasera está conectada a través de una junta con el Paralever de brazo basculante único, que también está fabricado de una aleación ligera. Este brazo basculante sostiene el árbol cardán. Una junta universal de cardán adicional en el punto de articulación de este nexo de unión transfiere la potencia a la transmisión de la rueda trasera, cuya carcasa se aguanta en el bastidor gracias a un puntal de presión. El árbol cardán está conectado del mismo modo al eje de salida de la caja de cambios a través de una cruceta.
La cinemática del Paralever está diseñada para que no se produzcan cambios en su longitud, con lo que se puede prescindir de la pieza de desplazamiento. Hay un amortiguador de vibraciones de torsión integrado en el árbol cardán para conseguir una mayor comodidad. En el punto de articulación del bastidor (tanto en el bastidor de aleación ligera de los modelos K como en el chasis de acero de los motores de dos cilindros opuestos), un rodamiento de rodillos cónicos ajustables soporta el brazo basculante del Paralever. Dependiendo del tipo de moto, el engranaje cónico del eje trasero transfiere el momento de giro de una manera determinada. Un cojinete ranurado de bolas en el interior y en el exterior del núcleo del rodillo soporta el mayor engranaje cónico (también conocido como «corona»). La totalidad del árbol de transmisión se aguanta contra el bastidor gracias a un puntal de la suspensión central sobre el brazo del Paralever. No es necesario llevar a cabo ningún mantenimiento en el árbol de transmisión de las motos BMW, ni en los motores de dos cilindros opuestos ni en los de cuatro cilindros de los modelos K. Los cambios de aceite obligatorios solo se llevan a cabo como parte de las revisiones.
La combinación del diseño de peso optimizado del brazo basculante y el gran orificio de 50 mm en el conducto del árbol de la carcasa de la transmisión da como resultado una notable reducción de las masas sin suspensión de la rueda trasera. Por tanto, el chasis reacciona de forma rápida y sensible ante cualquier superficie irregular. El orificio en el conducto del árbol garantiza una efectiva disipación del calor de la carcasa del árbol trasero.
+ Leer más

Más tecnología al detalle