Dentro de un margen de velocidad de 25 a 80 km/h, el SVA informa al piloto sobre otros conductores que estén a menos de 5 metros y que conduzcan a una velocidad diferencial máxima de 10 km/h. Tan pronto como un vehículo entra en este radio, se enciende una luz de advertencia en la parte inferior del espejo del lado correspondiente del vehículo. Si el piloto desea cambiar de carril en ese momento y usar el intermitente respectivo, la luz de advertencia también empieza a parpadear en el espejo.
De esta forma, el piloto es capaz de mantener una visión general de la situación del tráfico a su alrededor y detectar a tiempo vehículos en sus ángulos muertos. Como consecuencia, este innovador sistema ofrece un aumento significativo de la comodidad, sin eliminar la necesidad de comprobar los espejos retrovisores y los ángulos muertos, por lo que no se exime al conductor de su obligación de permanecer atento y actuar de forma responsable.
+ Leer más

Más tecnología al detalle