Planeta desierto.

Cuatro vueltas alrededor del mundo con Michael Martin.

Múnich como punto de partida

A finales de octubre, Martin inauguró la presentación multidisciplinaria Planeta desierto en el museo de BMW de la ciudad de Múnich. «Hoy daremos cuatro veces la vuelta a la Tierra», anunciaba el fotógrafo antes de comenzar la conferencia. Y no era ninguna exageración. Este escritor traslada a su público a un viaje desde el Polo Norte al Polo Sur en el que darán cuatro veces la vuelta al planeta.
En esta presentación multidisciplinaria, Martin cuenta diferentes historias. Son historias de todo lo que ha vivido junto a sus compañeros de viaje, amigos y familiares. Unas 1600 fotografías documentan los encuentros, descubrimientos y retos que han formado parte del viaje de Martin.
«En ocasiones, teníamos que esperar en el coche durante cinco horas hasta que mi padre por fin lograba esa fotografía», nos cuenta su hijo David, que ha acompañado a su padre en alguna de sus expediciones. Pero sin duda la espera mereció la pena. En sus expresivas fotos, Martin representa las zonas más extremas de la Tierra, establece paralelismos y destaca las principales diferencias.
+ Leer más
"
En ocasiones, teníamos que esperar en el coche durante cinco horas hasta que mi padre por fin lograba LA fotografía.
"

David Martin

El hijo del fotógrafo, que ha acompañado a su padre en algunas de sus expediciones.

Entrevista con Michael Martin

Martin lleva 25 años recorriendo diferentes desiertos a lomos de una GS. En una entrevista con BMW Motorrad, habla sobre los peligros del desierto, sus experiencias con esta moto y sus planes para el futuro.
Michael, ¿qué te gustaría lograr con tu proyecto actual?
El principal mensaje que me gustaría transmitir es que los desiertos forman parte de nuestro planeta y deberían estar mejor protegidos. En los desiertos se realizan ensayos con armas y también se explotan recursos petrolíferos. Otro mensaje que también pretendo enviar con mi proyecto a los jóvenes y a esas personas que se pasan la vida tiradas en el sofá es que salgan a conocer el mundo. Y, para ello, la moto es una opción maravillosa.
A lo largo de seis años, has recorrido diferentes zonas con condiciones extremas para llevar a cabo tu proyecto «Planet Wüste». ¿Cuál ha sido el reto más difícil al que te has tenido que enfrentar en tus viajes?
Por una parte, sin duda fueron los problemas de seguridad como el terrorismo, los rebeldes o los secuestros. Oriente Próximo y muchas zonas de Sudáfrica son muy peligrosas. Pero, por suerte, nuestro mundo es muy grande y existen otros países seguros como Namibia, Australia o los EE. UU.
¿Qué se siente al conducir por el desierto en moto? ¿Tuviste que aprender primero cómo se conduce por ahí?
Primero tienes que aprender a conducir en moto por el desierto, y este es un tipo de conducción que puede resultar peligroso. En el desierto tienes más posibilidades de sufrir caídas. Lo único que puedo recomendar es utilizar un protector para la espalda, unos buenos zapatos y un casco adecuado. Porque en el desierto no hay helicópteros cerca que puedan acudir a tu rescate. Me caí varias veces, pero no sufrí ninguna lesión grave. Tardé un tiempo en aprender a conducir por la arena o por pistas de tierra.
¿Cómo te las ingeniaste para conducir con la moto por desiertos de arena?
A estas alturas ya he conseguido conducir bien por la arena con la GS. Al principio, la arena representaba todo un reto para mí. Para maniobrar una moto de 400 kilos por la arena se requiere mucho valor y unas habilidades de conducción muy buenas.
¿Estás planificando un nuevo proyecto? De ser así, ¿en qué consiste?
Durante los próximos años, me voy a concentrar en mis presentaciones. Pero en 2018 tendré tiempo para pensar en un nuevo proyecto y estaré encantado de embarcarme en otra aventura con mi moto.
+ Leer más
Leer la entrevista completa.
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.
spinner