308 000 kilómetros sobre una moto.

Debe ser amor verdadero.

Željan Rakela, un croata de 36 años, disfruta cada día y, sobre todo, cada kilómetro de su vida. Y es un enamorado de las motos. Especialmente de su BMW R 1200 GS Adventure. Además, puede demostrar su amor con números, puesto que compró su moto en 2006. Desde entonces, se ha convertido en una pasión incesante, ya que el croata acumula un total de 308 000 kilómetros en los últimos 8 años. Números impactantes. Son aún más impactantes si se tiene en cuenta que Željan pasa solo dos meses al año sobre su moto, la totalidad de sus vacaciones anuales.

Un hombre, una moto, un objetivo.

Un hombre, una moto, un objetivo.

El motociclista medio cambiaría su moto tras solo una parte de los kilómetros que ha recorrido Željan. Pero él no pertenece a la media. «Mi ambición», cuenta Željan, «es recorrer todos los continentes con la misma moto. Mi sueño comenzó en 2006, la primera vez que pasé mis dos meses de vacaciones conduciendo por diferentes países. Ahora mi mujer viene conmigo a veces. Ya hemos explorado juntos los EE. UU., Canadá, México, Siria, Jordania e Israel».

+ Leer más

Una aventura australiana.

Una aventura australiana.

En 2013, durante su viaje más importante hasta el momento, viajó solo. Consideró que recorrer los desiertos y el interior de Australia era un reto demasiado ambicioso para dos personas: «Es un país grande y poco poblado. Un pequeño problema podría convertirse muy rápidamente en un gran problema». Su miedo se hizo realidad.

Durante su viaje de 20 000 kilómetros por el norte de Australia, Željan sufrió una caída. «Me disloqué el tobillo izquierdo y tuve que volver a colocarlo en su sitio yo mismo. Estaba tirado en la mitad de la nada cuando un enorme pájaro negro se posó a mí lado. Y después otro y otro. No tenía cobertura en el teléfono móvil. No disponía de un teléfono por satélite ni de una radio de banda ciudadana. La situación no tenía buena pinta. Sabía que tenía que colocar mi tobillo antes de que empezara a sentir el dolor tras el subidón de adrenalina inicial».

+ Leer más

No pares.

No pares.

Željan recorrió los 8000 kilómetros restantes cambiando las marchas con el talón. Aunque parezca mentira, los peligros de conducir lejos de la civilización nunca preocuparon a Željan. Se describe a sí mismo como un «aventurero con una motocicleta» y disfruta de los desafíos y los placeres de la conducción. No le preocupan para nada los 100 000 kilómetros que marca su cuentakilómetros. Željan lo explica así: «Como todos los conductores de BMW saben, no son tantos kilómetros».

+ Leer más
"
Más de 100 000 kilómetros no son tantos kilómetros.
"

Željan Rakela

Nada lo puede detener.

«Quería ser el primer croata en cruzar Rusia. Poco después de comenzar el viaje, tuve un accidente grave en Siberia, en Mongolia Exterior. Me golpeó un conductor ebrio. Me rompí la pierna y el hospital más cercano se encontraba a 600 kilómetros de distancia. Así que tomé un taxi. Cuatro días más tarde, estaba de regreso en Croacia, donde me operaron».
Su querida GS también sufrió graves daños. No obstante, al ser una máquina fiable y resistente, su «cirugía» fue menos problemática. Aparte de los encontronazos ocasionales con ovejas y conductores ebrios, la R 1200 GS Adventure había sobrevivido muy bien a ocho años y 308 000 kilómetros de uso intenso. Solo tuvo un problema con el árbol cardán a los 45 000 kilómetros. Lo reemplazó utilizando la garantía estándar.
El cuidado preventivo siempre ha representado una prioridad para Željan. Sustituyó la bomba de combustible a los 100 000 km y de nuevo a los 200 000 km. Una sustitución necesaria debido a los cambios en la calidad del aceite. Reemplazó el embrague a los 75 000 km y otra vez a los 250 000 kilómetros de manera preventiva. Por último, tuvo que cambiar el interruptor de encendido porque ciertas cosas como la lluvia, la suciedad y el giro frecuente de la llave pueden acabar causando problemas.
+ Leer más

Próximo destino: la carretera Panamericana.

Poco después de alcanzar los 23 000 km, sustituyó el escape estándar por un sistema de escape de Akrapovič. Tras 75 000 km, los ingenieros de Akrapovič le preguntaron a Željan si podían inspeccionar el sistema para realizar un estudio sobre el control de calidad a largo plazo. Cortaron el escape en pedazos. Željan recibió un sistema completamente nuevo a cambio. El escape ha funcionado los últimos 210 000 kilómetros sin mantenimiento.
Akrapovič le ha proporcionado un nuevo sistema de escape para sus próximos viajes. Tiene muchos más destinos: «Espero viajar a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, este año. El año que viene quiere recorrer la carretera Panamericana. Quién sabe lo que vendrá después».
+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.
spinner