El que fue piloto siempre lo será.

El campeón del mundo de Speedway Karl Maier y la R nineT Scrambler en Wheels and Waves.

Karl Maier no corría desde hacía 20 años. Entonces, el cuatro veces campeón del mundo de Speedway se presentó en el evento de carreras Flat Track Wheels and Waves. Con su propia R nineT Scrambler, que reequipó él mismo, pronto deja claro a sus oponentes que no ha olvidado nada.

Con su colorido traje de carreras de los ochenta cubierto de logos de patrocinadores y su casco con la bandera bávara, todas las miradas están puestas en Karl Maier. Más tarde, cuando descubre la nueva R nineT Scrambler en el paddock, una multitud rodea a la insigne figura del Speedway. «Me siento como el John Travolta del Wheels and Waves. Me parece increíble que todos me conozcan», afirma Karl mientras sonríe orgulloso al grupo.

Gaudi con la Scrambler

Un territorio nuevo.

Durante su larga trayectoria como piloto de Speedway, Karl ha vivido muchas experiencias, pero el colorido escenario de un hipódromo en San Sebastián (España) es territorio nuevo para él. Aquí, una amplia variedad de clásicas motos para pista plana estadounidenses y antiguas motos para fuera de la carretera británicas se mezcla con los últimos modelos de la Scrambler.
En la pista plana de El Rollo, solo se celebran un número determinado de carreras. Las han preparado Gary Inman, editor de la revista Sideburn y organizador de Dirt-Quake, y los organizadores del evento Wheels and Waves. Los motoristas llegan de todo el mundo, algunos con muy poca experiencia en Flat Track, pero todos con el deseo de ser el más rápido. El sol brillaba y las condiciones eran ideales tanto para los motoristas como para el público.
+ Leer más

El número 48, como siempre.

Karl adaptó la nueva R nineT Scrambler durante las últimas semanas en su taller de Neufinsing, cerca de Erding. La pintó y la decoró con los rombos bávaros. «En realidad no la he modificado demasiado, solo he cambiado el reposapiés derecho por un estribo, porque me acostumbré a utilizarlo en Speedway», explica. Por lo demás, la Scrambler con el número 48, su antiguo número de competición, era relativamente original.
El 48 hace referencia a sus títulos: cuatro veces campeón del mundo, ocho veces campeón de Alemania. Esta moto hecha a medida es perfecta para divertirse fuera de la carretera. Sin embargo, se generó una breve expectación cuando llegó el momento de la inspección técnica, puesto que los organizadores opinaban que los neumáticos redondeados Metzeler Karoo 3 homologados para carretera tenían un perfil demasiado rugoso. Tras varias discusiones sobre los contenidos de los reglamentos técnicos, los aprobaron para el inicio de la carrera.
+ Leer más

Entre los competidores se encontraban los grandes de la competición británica DTRA de Flat Track, que cuenta con pocos seguidores en Alemania y casi ningún piloto y que ofrece muy pocas oportunidades de entrenamiento. En Europa, los pilotos de Flat Track no son muy populares en las pistas profesionales, ya que normalmente reinan las carreras de Speedway.

+ Leer más

El origen y el corazón de las carreras de Flat Track se encuentran en los EE. UU., donde se convirtieron en un deporte popular y asequible hacia finales de los años cincuenta. El resurgimiento generalizado de las motos durante los últimos años ha llevado también a la renovación de carreras de nivel amateur que en su mayor parte no estaban reguladas. El Rollo era el siguiente paso natural para establecer una pista de carreras de Flat Track en Europa continental, cerca del evento Wheels and Waves.

+ Leer más
La primera vuelta sirvió como muestra de que Karl no había perdido ninguna de sus habilidades durante los último 20 años. A pesar de que la tierra arcillosa de España es completamente diferente a la de las pistas de Speedway clásicas, manejó la Scrambler como un profesional. Se podía sentir la emoción que Karl trajo a la pista con 110 caballos de potencia, tomando las curvas con muy poco aire en los neumáticos, con el fin de ganar tanto agarre como fuera posible. Con un peso en vacío de 220 kilos, controlar la moto no es precisamente fácil. A esto se añadía el hecho de que eran sus primeras vueltas de entrenamiento en la Scrambler.
Pero no sería el gran Maier Karl si no hubiera tenido la máquina y la situación completamente bajo control. Tras ser cuatro veces campeón del mundo, ocho veces campeón de Alemania y cinco veces finalista de los Mundiales de Speedway, se ha convertido en una leyenda viva. Es tanto un piloto de carreras como un afable contador de historias, que cautiva a todo el mundo con su personalidad abierta y encantadora. Los competidores de el El Rollo conocían al bávaro de 59 años y para ellos era un honor competir y perder contra él, tal y como admitía respetuosamente un competidor.
+ Leer más
"
Me siento como el John Travolta del Wheels and Waves. Es increíble que me conozcan.
"

Karl Maier

Allí mismo.

Karl Maier con el director de diseño de BMW Motorrad Edgar Heinrich.

Allí mismo.

Puede que su antiguo lema «Llegué, vi y vencí» ya no sea cierto del todo, pero Karl Maier pilotó junto a los primeros durante toda la carrera y terminó de quinto. ¿Volverá el año que viene? «Por supuesto», responde enérgico antes de añadir, «solo tengo que correr en círculos un poco más rápido que hoy y ganaré aquí también».

+ Leer más

Todo gira alrededor de la moto

Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.