Hablar despacio y correr rápido como Hutchy

Un encuentro con este piloto británico que prefiere dejar que sean sus logros los que hablen por sí mismos.

La carrera de 2016 del Tourist Trophy de la Isla de Man (TT) ha sido memorable por muchos motivos.

Miles de espectadores pudieron disfrutar del sol y de toda la emoción de las carreras en carretera. Además, los fanes de las motos de BMW pudieron ver a los mejores pilotos del mundo atravesar la meta con unos tiempos y a unas velocidades de récord montados en sus BMW S 1000 RR. Uno de ellos fue el piloto con la voz más suave del circuito, Ian Hutchinson.

Ian Hutchinson: el piloto

Ian Hutchinson se ha subido al podio en numerosas ocasiones. Este británico de 36 años, apodado la Bala de Bingley, ha cosechado 14 impresionantes victorias en la carrera del Tourist Trophy de la Isla de Man. También ha ganado diferentes medallas en carreras en carretera en el Gran Premio del Úlster y en el Gran Premio de Macao. Por no hablar de su «trabajo a tiempo parcial» como piloto de carreras en circuitos cortos, en las cuales compite desde este año con el equipo Tyco BMW Motorrad. Sobra decir que Hutchy tiene tanto éxito dentro de la pista de carreras como en la carretera, y sus medallas dan buena cuenta de ello.

Es fácil entender por qué este hombre de voz suave procedente del norte de Inglaterra es un auténtico héroe de las carreras de automovilismo para muchos británicos. Las victorias son lo suyo.

+ Leer más

En la North West 200 de este año celebrada en Irlanda, Hutchy venció en la primera carrera de Superstock con una moto S 1000 RR prácticamente de serie de Tyco BMW Motorrad y quedó segundo en la carrera de Superbikes. De la noche a la mañana, su actuación le granjeó una nueva base de seguidores.

El pasado mes de junio, Hutchy se ganó a toda la comunidad de BMW Motorrad al batir los nuevos récords de vueltas y de velocidad con su DoubleR, lo que le permitió vencer en la carrera de Superstock y quedar en segunda posición en la de Superbikes. Su base de seguidores en Reino Unido, que no para de crecer, pudo observar con emoción cómo se abría camino hasta la cabeza de la clasificación del campeonato British Pirelli National Superstock 1000 Championship. Tras su primera victoria en la serie de este año, el pasado 10 de julio se aseguró la segunda plaza en la pista de carreras de Snetterton.

+ Leer más
Con las dos ruedas en el aire, concentrado en la siguiente curva.

La historia de cómo Hutchy se convirtió en un piloto con una sed insaciable de victorias

Muchos pilotos comienzan a montar en moto porque sus padres son unos auténticos entusiastas de las dos ruedas. Pero ese no es el caso de Ian Hutchinson. Su primer contacto con el mundo del motociclismo se produjo a través de sus amigos. Todos tenían motos para conducir por fuera de la carretera y Hutchy quería ser uno más.
«Mis padres cuentan que siempre había querido una moto. Pero, a pesar que no paraba de darles la lata, nunca me la compraron. Después, a los 14 o 15 años, cambié de colegio.
En la nueva escuela conocí a un chico que era campeón británico juvenil de trial. Ahí es cuando me di cuenta de que tenía que hacerme con una moto de trial. Finalmente, mis padres hicieron realidad mi sueño».
El joven Hutchinson compitió en pruebas de trial hasta los 16 años. Era hora de salir a ganarse la vida. Consiguió un puesto de aprendiz de mecánico en Colin Appleyard Motorcycles.
+ Leer más
"
A los 17, obtuve el permiso de motos y me compré una moto de carretera. Desde ese momento, empecé a recorrer a toda velocidad las carreteras.
"

Ian Hutchinson

Matando el gusanillo de la competición

La primera moto de carretera de Hutchy era una Yamaha TZR250R SP. Fue precisamente esa moto la que utilizó en 1997 para atravesar por primera vez el mar de Irlanda y llegar a la Isla de Man. Esa fue la primera vez que tanto él como sus amigos sintieron todo el glamour y la emoción del TT de la Isla de Man y la experiencia los dejó totalmente fascinados. Por aquel entonces, Hutchinson era un incipiente entusiasta de las motos más. Lo único importante eran los caballitos y las grandes velocidades. Y siguió siendo así hasta que cumplió 21 años.
«Cuando cumplí los 21, ya tenía cuatro años de experiencia conduciendo motos de carretera. Empecé a competir en los track days con mis amigos. Pronto nos dimos cuenta de que las carreras de equipos eran la opción más asequible. Vendimos las motos de carretera, compramos unas club racer de 600 c. c. baratas y allá fuimos. No teníamos ni idea de qué estábamos haciendo, pero, como yo era mecánico, nos imaginamos que tendríamos alguna posibilidad. Y la verdad es que lo hicimos bastante bien». Hutchinson le había cogido definitivamente el gusto a la competición.
«Después de participar durante un año en competiciones de equipos, me uní a Hobbsport Racing. Convertíamos las motos en auténticos vehículos de competición y les trucábamos los motores. Un cliente nos trajo una Yamaha R1 y la transformamos en una moto de competición. Conseguimos un vehículo fantástico. El cliente me preguntó si me interesaba participar en algunas carreras con la moto. Y no pude rechazar la oferta.
+ Leer más
Sesión de autógrafos con los fanes.
«A los 22 años, en mi segunda temporada como piloto, competí durante un año en los MRO championships. Al principio de la temporada me costaba incluso clasificarme y, al final, terminé en el podio de ganadores».
Muchos no saben que Ian Hutchinson era íntimo amigo de David «DJ» Jefferies, un piloto que iba camino de convertirse en una leyenda de la competición cuando falleció en un accidente durante unas prácticas para las carreras de TT de 2003. «DJ ganó tres carreras con Suzuki en el TT de 2002», cuenta Hutchy. «Le dieron una GSX-R1000 por cada carrera que ganó. Una de ellas me la dio a mí para que pudiera competir en el campeonato británico de Superstock».
En 2003, Hutchinson ascendió al siguiente nivel de la competición y participó con su moto de carretera de 600 c. c. en la carrera de principiantes del Manx TT (un evento de TT más informal que suele servir de trampolín para competir en el TT de la Isla de Man). Al año siguiente, en 2004, Hutchinson debutó en el evento más importante: el mismísimo TT de la Isla de Man.
+ Leer más
"
Sin duda, mi experiencia en la conducción fuera de la carretera me sirvió para aprender qué se necesita para conducir más rápido en esas condiciones.
"

Ian Hutchinson

Un largo descanso involuntario

En 2010, la carrera de Hutchinson dio un desafortunado giro brusco cuando sufrió una caída mientras conducía por un circuito mojado en una carrera del campeonato británico de Supersport. Otro piloto golpeó a Hutchinson y este sufrió fracturas abiertas en la pierna izquierda. Tras su recuperación, se volvió a romper la misma pierna en un choque en 2012. Pero, tal y como el propio Hutchinson admite, esto podría haber sucedido en cualquier otro momento porque tenía una infección.
No bastaron 30 operaciones, numerosos trasplantes cutáneos y el peor dolor que nadie se pueda imaginar para impedir que Hutchinson volviese a la competición. Hutchinson hizo una reaparición espectacular. ¿Qué fue lo que lo llevó a obsesionarse tanto y lo impulsó a volver a montarse en una moto?
«Sobre todo era por el nivel de éxito que había alcanzado. Me encantaba tener éxito. Mi vida en la competición era muy emocionante. No podía esperar a competir en la siguiente carrera y volver a ganar. Y la sensación de ganar el Tourist Trophy... todo lo que me habían arrebatado de la noche a la mañana. No podía aceptar que me pasaría los siguientes 40 años de mi vida sin volver a experimentar esa sensación. Solo me quedaba una opción: tenía que levantarme y seguir adelante.
+ Leer más

La conexión con BMW Motorrad

En 2016, Hutchinson cambió de equipo y de moto. «Después de haber competido contra BMW el año anterior, probablemente era la decisión más lógica que podía tomar. Sabía todo lo que esta moto es capaz de hacer y por eso le eché el ojo a la BMW. Era una decisión dura que en realidad no lo fue tanto. Tienes que pensártelo mucho y muy detenidamente antes de pasar de conducir una moto que conoces a la perfección a otra con la que no estás familiarizado».
«La S 1000 RR es una buena moto. Todos la conducimos, pero la forma que tiene de comportarse y el modo en que se le saca el máximo partido depende mucho de cada piloto. El motor da rienda suelta a toda su potencia de forma gradual y uniforme. También es muy cómoda de conducir en carreras de distancias largas como el TT y eso puede marcar una gran diferencia».
+ Leer más

Conociéndose más a fondo

Hutchy y su BMW RR

Conociéndose más a fondo

Antes de sentarse en la RR por primera vez, Ian Hutchinson ya sabía que todos los que conducen motos de BMW desarrollan una intensa relación con la marca. Cuando asistió a los BMW Motorrad Days en Garmisch-Partenkirchen, él también se convirtió en un devoto más. Este festival de tres días de la comunidad de BMW Motorrad es uno de los puntos álgidos del año para los motoristas. Hutchinson se quedó impresionado con la atmósfera que se creaba cuando unas 35 000 personas se reunían para compartir todo su entusiasmo y pasión.

+ Leer más
Ian firma autógrafos en pósteres en los BMW Motorrad Days de Garmisch-Partenkirchen.

«La gente que fabrica estas motos hace mucho más que su trabajo. Estas motos son mucho más que un vehículo. Para ellos, se trata de algo mucho más grande. Cuando me presentaron ante el público en el pabellón de fiestas, no estaba preparado para recibir semejante bienvenida. Fue una acogida increíble. También eché un vistazo por el festival y descubrí algunas motos personalizadas impresionantes. Cada vez le estoy cogiendo más cariño a las motos fuera de serie. Es impresionante la cantidad de trabajo que se invierte en muchas de ellas».

+ Leer más
Hutchy adelantando a sus competidores en la NW200.

Mientras no empieza la segunda mitad de la temporada de carreras de 2016, Hutchy disfruta de un tiempo alejado de los focos y se centra en construir la ampliación de su casa. Este hombre de voz suave y que elige sus palabras con sumo cuidado, ha experimentado más dolor que la mayoría de personas y, a pesar de ello, posee unas inquebrantables ansias de victoria. Con razón se dice que es con los más callados con los que hay que tener cuidado. Este dicho se puede aplicar perfectamente a Hutchinson, tanto en la carretera como en la pista de carreras.

+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.
spinner