Bailando con la moto.

El acróbata de motos Mattie Griffin y la G 310 R.

Se habla de él como un artista de la moto... y un bailarín: Mattie Griffin. El famoso stunt irlandés fascinó al público con sus espectaculares trucos sobre la G 310 R en los BMW Motorrad Days en Garmisch-Partenkirchen.

Jugueteando en el banco de trabajo.

Jugueteando en el banco de trabajo.

Podemos encontrar a Mattie Griffin en su taller, en la costa oeste de Irlanda. Delante de su banco de trabajo en el fondo de la sala, escondido tras la plataforma elevadora e incontables piezas de motos. Cuando sale de aquí, este simple mecánico es un acróbata de motos mundialmente conocido que hace rugir al público con sus arriesgadas piruetas. Invertidos en marcha, caballitos con una mano y sin manos, quemadas de rueda marcha atrás, montarse encima de la moto, mortales hacia adelante... Mattie ha llegado a dominar todas las acrobacias para las que el piloto medio no tiene habilidad ni valentía suficiente, ni el dinero que hace falta para las reparaciones de moto posteriores.

+ Leer más

Ballet sobre la moto.

Ballet sobre la moto.

Mattie Griffin no se ha caído casi nunca de su moto. Pero a veces pasa, sobre todo cuando prueba nuevos trucos que nadie ha intentado antes. Para él, esto es solo parte del proceso para asegurarse de que al final puede ofrecer una actuación sorprendente y aun así impecable. Mattie hace lo que le gusta. Y a pesar de ello, su trabajo no es de los fáciles. Entrena dos horas al día, seis días a la semana. En lugar de tener un día de descanso el domingo, le esperan cuatro horas más de entrenamiento exhaustivo en el programa. Aunque acaba pasándole factura en el cuerpo, es la única forma de poder arreglárselas para perfeccionar las acrobacias que le han hecho famoso. «Alguien dijo una vez que mi espectáculo es como un ballet en moto», dice el irlandés de 36 años.

+ Leer más

De mecánico a «freestyler».

De mecánico a «freestyler».

Mattie desarrolló a una temprana edad una buena mano para todo lo que tuviese dos ruedas. «Mi padre trajo una moto vieja y me prometió que me la dejaría en cuanto la pusiese a andar», nos cuenta. «Puse toda mi alma en ello. Cuando al final funcionó me puse a buscar monedas por toda la casa para comprar gasolina. Al salir de clase me fui a pilotar, por todos lados. En viejas canteras, a través de territorios abandonados. Ahí es donde empezó todo».

+ Leer más
Después llegaron las primeras pruebas. Mattie se dio cuenta de que era capaz de hacer cosas sobre la moto que a otra gente le resultaban difíciles. Reparar motos y montar en ellas, casi no podía decidir qué prefería. Cuando tenía 22 años abrió su propia tienda de motos. Mientras sus colegas seguían sin parar encima de la moto, la vida de Mattie giraba «en círculos». Practicó y perfeccionó acrobacias en su microcosmos. Cuando un amigo lo animó a que se acercara de forma profesional al «freestyle», Mattie se compró enseguida una moto que había sufrido un accidente y que había sido transformada en una moto para acrobacias. Dio su primer espectáculo en 2004.
+ Leer más

La G 310 R como moto de acrobacias.

Doce años después, en el verano del 2016, Mattie Griffin ya había ofrecido cientos de espectáculos en todo el mundo. Y todavía tenía por delante su gran actuación en los BMW Motorrad Days en Garmisch-Partenkirchen. Allí se hizo con el puesto que la leyenda de las acrobacias Chris Pfeiffer había estado ocupando durante los últimos diez años. Cuando el as de las acrobacias finalizó su carrera se consideró inmediatamente a Mattie como su sustituto. Para Mattie fue un gran honor seguir los pasos de su ídolo favorito y aceptó la oferta. «Chris Pfeiffer me ha inspirado. Me ayudó a creer en mí mismo y me dio muchísimos consejos. Dejó el listón muy alto con sus acrobacias. Siempre será mi modelo a seguir».
+ Leer más
"
Chris Pfeiffer me ha inspirado. Me ayudó a creer en mí mismo y me dio muchísimos consejos. Siempre será mi modelo a seguir.
"

Mattie Griffin

En los BMW Motorrad Days, Mattie apareció con la nueva G 310 R. Se pasó las semanas anteriores al evento transformando la moto de serie en una moto apta para acrobacias. Es un proceso que de hecho lleva meses ―incluso para un mecánico con talento. Ya que realmente hay que fabricar muchas piezas. Sin embargo, como no faltaba mucho para el evento, Mattie estuvo día y noche en su taller para asegurarse de que los fanes que asistieran a los BMW Motorrad Days pudiesen ver a Mattie Griffin con la nueva G 310 R.
+ Leer más

G de Griffin. G de G 310 R.

G de Griffin. G de G 310 R.

«Fue maravilloso ser el primero en hacer acrobacias con la G 310 R Stunts», dijo Mattie. «Los BMW Motorrad Days son la oportunidad perfecta para demostrar todo lo que es posible hacer en esta moto ágil y ligera con su potente motor». Esto es lo que le cambió a la G 310 R: a la máquina original se le añadieron reposapiés reforzados, un mayor piñón trasero de la cadena, un raíl para los pies y un manillar recto con freno de mano para la rueda trasera. «No tuve que cambiar nada importante en el motor».

+ Leer más

Con sus conocimientos técnicos y con la fiabilidad que caracteriza a BMW Motorrad, Mattie nunca había tenido problemas con su anterior moto de acrobacias, la F 800 R. Esperaba lo mismo de la G 310. La gente le pregunta a menudo cuánto le duran el motor y el sistema de acoplamiento en sus recorridos a toda velocidad. Mattie solo puede insistir en que nunca ha tenido que cambiar un solo disco de embrague.

+ Leer más
"
Lo que más disfruto en los espectáculos es la cara de la gente cuando les hago sonreír estupefactos.
"

Mattie Griffin

«Aparte de una barra modificada, nunca ha ido nada mal en las motos. La F 800 R tiene un motor buenísimo, va sin tirones y es muy potente. Lo único que tengo que cambiar es el aceite del motor, el filtro de aceite y el neumático trasero. Disfruto trabajando con estas motos tanto como pilotándolas. Es importante saber al detalle cómo funciona todo y saber que todo funciona bien. Después de todo, me juego el físico».

+ Leer más

Enfrascarse tanto en el trabajo que uno olvida todo lo que pasa a su alrededor... sin duda, este no es el caso de Mattie Griffin. Hasta cuando está totalmente concentrado durante sus espectáculos, sigue dándose cuenta de lo que pasa en las gradas. Es el aplauso del público, el reconocimiento a su actuación, lo que hace que su dedicación valga la pena. Lo que más disfruto en los espectáculos es la cara de la gente. Cuando les hago sonreír estupefactos. Y cuando después se toman un tiempo para hablar conmigo, es genial. El motociclismo es mi vida, mi pasión. Me considero afortunado de ganarme la vida montando en moto».

+ Leer más

EL PLACER DE LA CONDUCCIÓN MÁS INTENSO

La BMW G 310 R

La agilidad de la fuente de alimentación es la esencia del placer de conducir. Ha sido diseñada para las ciudades más activas y para todos aquellos a los que simplemente les gusta montar en moto. Es manejable, fácil de conducir y deportiva al mismo tiempo. Sea cual sea tu complexión, con la BMW G 310 R todos los motoristas se sentirán como en casa. Ir a la G 310 R

Acerca de la G 310 R
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.