EL BRILLO DE UN DIAMANTE.

Motorrad Atelier en Múnich.

Dos amigos, una idea. Basada en una BMW R 80 RT de 1992, la moto será una réplica de la retro Café Racer. Algo que estos dos amigos no sabían en aquel entonces es que el proyecto que estaban llevando a cabo en su tiempo libre se convertiría en un brillante ejemplo de la creciente escena de la personalización de motos en Múnich, admirado por seguidores de BMW de todo el mundo.

Dos artistas de la personalización

Tom Konecny (21 años) y Pablo Steigleder (24 años) son dos fanáticos de las motos. Siempre que pueden aprovechan los fines de semana o las noches para salir a dar una vuelta. Su destino: Múnich y los fantásticos alrededores de la capital de Baviera. Al principio estos dos jóvenes estudiantes no crearon sus propias motos, sino que conducían motos convencionales como las de cualquiera. La moto de Tom no era nueva, pero le tenía mucho cariño. Tenía su R 80 RT modelo de 1992 desde que tenía 17 años. Y cuando por fin le dejaron sacarla al cumplir los 18, ya la había modificado ligeramente. En los años siguientes, los dos empezaron a involucrarse cada vez más en la escena motera de Múnich. La escena era pequeña, pero creció rápidamente. Las cosas empezaron realmente a ponerse en marcha con la personalización del eje y la adaptación de las máquinas más antiguas, las Tracker y las «hacks» urbanas de Francia e Inglaterra dejaron su marca en la Café Racer. Hoy en día cada vez se personalizan más motos. Y en 2013 el futuro de las motos cambió de repente para los dos amigos.

+ Leer más

Ha nacido una idea.

Ya por aquel entonces, los propietarios de motos «clásicas» le hacían mejoras a sus motos con las mejores técnicas que conocían. Usaban todo lo que su tiempo y sus talleres les permitían. Pero Tom y Pablo tenían un problema. «Fuéramos donde fuéramos, siempre veíamos lo mismo, sobre todo en las BMW y los motores bóxer de las Airhead. Eso tenía que cambiar. Por eso intentamos hacer las cosas mejor. Queríamos más personalidad, algo más agresivo, algo que hiciera destacar a nuestras motos entre la multitud». Y así nació la idea.

+ Leer más

Un diamante tallado

Durante un corto periodo de tiempo, desde finales de 2013 hasta junio de 2014, Tom y Pablo comenzaron a crear su versión de una Café Racer. La moto sobre la que trabajaron no era otra que la querida R 80 RT de Tom. Una gran responsabilidad. Pero valió la pena. Como se puede ver en las imágenes, el resultado es la prueba del duro trabajo que realizaron, así como de su auténtica devoción, de su creatividad y de una nueva forma de pensar. Lo último surge paradójicamente de la falta de experiencia de estos dos amigos en cuanto a diseño de motos, que se vio compensada por su gran pasión. Al mismo tiempo, encontraron el nombre de su nueva afición: «Diamond Atelier».

+ Leer más
Detalles de la R 80
Neumático delantero BMW R 100 de 18 pulgadas, horquilla de la rueda STD 85 mm más baja, aro montado a partir de piezas vintage de Yamaha y Honda, manillar Fehling acoplable, freno delantero Brembo PSC-16, cilindro maestro con tubos de acero cromado y pinzas Brembo junto con los nuevos frenos de disco R 100 R. Además de eso, suspensión delantera de diseño personalizado, válvula de mariposa/acelerador de acción rápida de Tomaselli con carburador modificado, freno de estacionamiento Magura con cable de embrague hecho a medida y adaptadores de máquina, reposapiés traseros Tarozzi y biela de aluminio y soporte lateral para la matrícula hechos a medida y fijados al árbol de transmisión para que la rueda trasera se vea mejor. Debajo del asiento, la batería de gel de un Porsche GT3, y el depósito de gasolina se levantó 50 mm para formar una línea recta con el asiento. El asiento es de fibra de vidrio con revestimiento acolchado. El chasis trasero se ha realizado por completo desde cero y es 150 mm más estrecho para dar un aspecto más elegante al asiento y resaltar la parte trasera de la moto. El sistema de escape consta de colectores de serie, no tiene silenciador central pero sí silenciadores cónicos cortos con accesorios únicos para la reducción de ruido conformes a las exigencias de la ITV alemana. El alternador, las cubiertas del motor de arranque y la carcasa del árbol de transmisión se han realizado con mecanizado CNC para lograr un aspecto diferente. Las válvulas/accesorios y la carcasa del filtro de aire con forma de anillo también tenían que incluirse. Las antiguas matrículas se quitaron del bastidor. El bastidor se limpió. El color base se mezcló a mano. El depósito de gasolina y el asiento se personalizaron añadiendo unas líneas negras.

Excelentes críticas allá donde va.

Tom explica: «Solo nos pusimos manos a la obra. Empezamos a desmontarla e hicimos lo que creíamos que era correcto. En cierto modo compartíamos habilidades de ingeniería, desde el trabajo con metales hasta la suspensión y la geometría de las motos. Era una colaboración a partes iguales. La electrónica, sin embargo, es cosa de Pablo. Yo solo soy el tío que pulsa el botón y que quiere que todo funcione. Pablo puede sentarse durante una semana a jugar con la electrónica. La verdad que eso no es lo mío. En cambio, podemos decir que yo fui el que asumió la mayor responsabilidad en cuanto al diseño. La verdad es que nos repartimos el trabajo muy bien».
+ Leer más
"
Cuando cogía la R 80 para ir a trabajar y la aparcaba al lado de la calle, la gente se volvía para mirarla, sacaba fotos y se acercaban a preguntar.
"

Tom Konecny (21 años)

La primera vez que la R 80 se presentó al público fue en los BMW Motorrad Days de 2014, en Garmisch-Partenkirchen. Uno de los principales responsables de BMW Motorrad vino a ver a los dos chicos, a ver la moto y a hablar con ellos. Se quedó muy impresionado con la R 80. Acabaron teniendo una agradable conversación de trabajo sobre el «Diamond Atelier» y sobre lo que los dos jóvenes pensaban hacer con él. Tom le echó valor y aprovechó la situación para pedir trabajo. Tuvo suerte: poco después, Tom realizó unas prácticas en el Grupo BMW dentro del departamento de Comunicación de marca y relaciones con el cliente.
Es evidente por qué la R 80 es tan apasionante. Viene directamente de la ciudad y está hecha para la ciudad. Muy ágil y esbelta, se abre camino fácilmente entre el tráfico de la hora punta. Y en general le encanta el acelerado ritmo urbano. Las líneas y los colores funcionan a la perfección en las zonas muy concurridas, donde realmente puede destacar entre la «monótona multitud», según palabras de Tom.
Y un tanto orgulloso, añade: «La R 80 atrae la atención de todos al instante. Antes de mis prácticas en el Grupo BMW, trabajaba en una oficina de abogados de la Maximilianstrasse por la que circulan a todas horas los deportivos más exóticos con matrículas extranjeras. Cuando cogía la R 80 para ir a trabajar y la aparcaba al lado de la calle, la gente se volvía para mirarla, sacaba fotos y se acercaban a preguntar. Todos olvidaban rápidamente ese Lamborghini Aventador que acababa de pasar».
+ Leer más

Top secret

«No hacemos motos para vivir de ello», afirma Tom, y añade: «Tampoco lo pretendemos. Puede que funcionara, pero no queremos perder la libertar de hacer lo que nos apasiona. Hemos hablado con algunos talleres y todos nos dicen que hay mucho más que hacer que fabricar motos, y que además eso requiere mucho tiempo. Nosotros dedicaríamos medio mes a la fabricación y el resto del mes a cosas como cambiar aceite, filtros y neumáticos. Y todo eso solo para pagar las facturas. Pero ese no es nuestro objetivo. Simplemente no es lo que queremos hacer».
Desde que fabricaron la R 80, los dos jóvenes del Diamond Atelier han aprendido mucho sobre el arte de la personalización. ¿En qué están trabajando ahora y qué motos podemos esperar que salgan rodando de su taller? Lo único que hemos obtenido de Tom y Pablo al hacerles esta pregunta ha sido una sonrisa misteriosa pero llena de satisfacción. El siguiente proyecto vuelve a ser un gran secreto que seguramente sorprenderá al mundo como lo hizo su R 80.
+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.