Búsqueda de tesoros en un garaje.

Sebastian Gutsch y la fascinación por las motos clásicas.

Sebastian Gutsch lleva décadas restaurando motos BMW antiguas. Sus motos no son solo bonitas. El abogado de Múnich también pilota sus creaciones en carreras de motos vintage y fue uno de los primeros en conducir la R 5 Hommage en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, el concurso de elegancia de coches clásicos. A fin de cuentas, el motor original que se ha instalado en la moto procede de su propia colección. Es tan solo uno de los excepcionales hallazgos e historias que han salido de su garaje.

Pasión por las motos nacida en una tienda de bicicletas.

Sebastian Gutsch tiene un don para las piezas mecánicas antiguas.

Pasión por las motos nacida en una tienda de bicicletas.

En museo del BMW Welt ubicado en Múnich exhibe modelos emblemáticos de los 93 años de historia de BMW Motorrad. Sebastian Gutsch ha restaurado muchas de esas motos. Después del trabajo, este abogado de 50 años se pone el mono y desaparece en su taller. Este lugar oculta un auténtico tesoro escondido de piezas de BMW y Gutsch es experto en la restauración de motos BMW antiguas. Su pasión por las motos vintage comenzó la primera vez que visitó una tienda de bicicletas de un hombre anciano. Gutsch tan solo tenía 14 años por aquel entonces. En realidad era demasiado joven para interesarse por piezas mecánicas antiguas. «Siempre me ha fascinado la manera en la que todas las piezas encajan. Hay algo mágico en sacar una vieja tartana de un cobertizo y devolverla a la vida», afirma Gutsch.

+ Leer más

El primer niño con una moto de verdad.

Sebastian Gutsch en su lugar favorito: el taller.

El primer niño con una moto de verdad.

Todos los días después de la escuela, volvía al taller del anciano y se divertía trabajando en ciclomotores. Además de reparar bicicletas, el anciano contaba con una gran colección de motos antiguas. «Era como un abuelo para mí. Me enseñó muchas cosas, incluso a soldar». Más adelante, Gutsch compró allí su primera moto. En realidad, fue más bien un intercambio. Le cambió a su abuelo adoptivo dos ciclomotores por una Rabeneick de dos tiempos. Estaba muy orgulloso de ser el primer niño de su escuela con una moto de verdad. No le importaba el hecho de que su moto de 150 c. c. y 6 caballos de fuerza fuera más lenta que los ciclomotores de sus compañeros de clase. Ya sentía el gusanillo de las motos.

+ Leer más
"
Hay algo mágico en sacar una vieja tartana de un cobertizo y devolverla a la vida.
"

Sebastian Gutsch

No lo tires. Repáralo.

Poco después, Gutsch invirtió sus ahorros en su primera BMW. La R 25/3 de 1954 tenía el doble de potencia que su Rabeneick. No obstante, no era mucho más rápida y esto lo fastidiaba. Dedicó todo su tiempo libre a la moto. Nunca le pareció una perdida de tiempo. «Es mucho más gratificante recuperar una moto que comprar una nueva. Las motos antiguas pueden durar prácticamente para siempre. Si una moto solo cuenta con 13 caballos de fuerza, sus piezas tienen que soportar mucha tensión», explica.
Gutsch descubrió todas las motos que había fabricado BMW gracias a un reportaje especial de la revista Motorrad que conmemoraba el 50 aniversario de BMW Motorrad. Sintió especial predilección por la R 5 de 1936 y la R 68 de estilo deportivo de 1952. No obstante, encontrarlas era casi imposible. Solo se habían fabricado 1400 unidades de la R 68. Finalmente, Gutsch encontró una R 51/3 de 1952 en Suiza. La restauró y presentó el resultado a BMW. El trabajo de Gutsch era impresionante y BMW le ofreció de manera inmediata un puesto a tiempo parcial en su departamento de diseño vintage. Era un sueño hecho realidad para el joven estudiante universitario.
+ Leer más

Con la moto completa en mente.

Su primera restauración para BMW Motorrad fue la de una R 5 de 1937, que todavía se exhibe en el museo de BMW. «Fue fantástico», confiesa Gutsch, recordando la moto con cariño. «Cuando restauras una moto, debes tener en mente la moto completa. Tienes que saber con exactitud qué apariencia debe tener y cómo funcionan todas sus piezas en conjunto. Cuando restauro un motor, conozco hasta el último de los tornillos. Es una sensación increíble ver que la imagen que tenías en tu cabeza se convierte en un motor real que suena y funciona bien».
Desde entonces, Sebastian Gutsch ha devuelto a la vida muchas más motos. A veces lleva poco tiempo. En otras ocasiones, pasan varios años antes de conseguir un resultado satisfactorio. El BMW Welt exhibe muchas motos clásicas, como la R 51, una moto perfecta que también ha restaurado Gutsch. Sin embargo, estas BMW clásicas no son en absoluto piezas de museo. Un gran número de las motos de la colección todavía se conducen e incluso participan en carreras. Al fin y al cabo, para eso se fabricaron en su día.
+ Leer más
Sebastian Gutsch pilota sus máquinas en carreras de motos vintage como las del Goodwood Revival o la Isla de Man.

Diez años de trabajo en una moto.

Su favorita fue la R 51 RS, una moto de carreras de la que solo se fabricaron 17 unidades. Pertenecía al campeón húngaro Endre Kozma, quien trabajó para BMW/Puch en Budapest y pilotó la moto a finales de los años 30. La R 51 RS se vendió a un comprador de Argentina tras el accidente mortal de Kozma durante un recorrido de prueba con la moto de un cliente. La moto estaba deteriorada y abollada como resultado de años de carreras en el país sudamericano. Finalmente, un importador alemán trajo la moto de vuelta a Alemania. Gutsch se topó con el anuncio de venta en el periódico y convenció a BMW para que comprara la moto.
Tenía un cilindro roto y faltaba la mitad de la carcasa del motor. Aún así, Gutsch estaba convencido de que el esfuerzo merecería la pena. «Llevó diez años restaurar la moto», explica. «Cuando por fin se terminó, la llevé hasta una pista de carreras de Hungría. Un hombre de edad avanzada se cruzó con la moto y no podía creer lo que estaba viendo. No entendí ni una palabra de todo lo que dijo, pero alguien me lo tradujo y me explicó que aquel hombre había lavado y encerado la moto cuando era tan solo un joven aprendiz. Había sido en 1939, mientras trabajaba para BMW/Puch en Budapest. Fue muy bonito verlos juntos de nuevo», cuenta Gutsch.
+ Leer más
"
Cuando restauras una moto, debes tener en mente la moto completa. Tienes que saber con exactitud qué apariencia debe tener y cómo funcionan todas sus piezas en conjunto.
"

Sebastian Gutsch

Lo que para unos es basura...

Sebastian Gutsch en búsqueda de tesoros.

Lo que para unos es basura...

La búsqueda de motos BMW antiguas es como una búsqueda de tesoros: nunca sabes lo que puedes llegar a encontrar, envuelto con mantas viejas, olvidado durante mucho tiempo en el rincón polvoriento de un garaje desordenado. Sebastian Gutsch no ha perdido la esperanza de encontrar algún día una moto de carreras de 1925. Una época en la que los pilotos de BMW ganaban todas las medallas que se podían ganar. Gutsch sospecha que aquellas motos fueron víctimas de las ansias de fama y gloria y se destruyeron por completo durante las duras carreras de la época.

+ Leer más

...para otros es un gran tesoro.

La Hommage y la original: dos generaciones de la R 5 mano a mano.

...para otros es un gran tesoro.

Al final, Gutsch encontró una R 5 y una R 68. Está convencido de que su R 5 es la moto de carreras original con la que Endre Kozma ganó campeonatos en Hungría. Dio con la R 68 a través de un amigo que se topó con ella en Grecia. Estaba en un estado lamentable. Pero estaba a la venta. Gutsch partió de inmediato hacia Grecia en su vieja furgoneta Ford Transit. Cuando por fin vio la moto, supo que había encontrado un mina de oro. Ahora conduce la moto por toda Europa y va de acampada con sus amigos. ¿Entonces Sebastian Gutsch solo es propietario de motos antiguas? La única moto moderna de su colección es una R 80 G/S, pero muchos la clasificarían también como antigua.

+ Leer más

Un tope de puerta para la R 5 Hommage.

En la actualidad, las motos personalizadas de BMW aparecen por todas partes, por lo que cada vez es más difícil encontrar motos completamente originales que no se hayan modificado. Sebastian Gutsch está seguro de que cualquiera que cuente con un motor de cilindros opuestos y 2 válvulas en su garaje estará muy solicitado algún día. También él estuvo muy solicitado cuando BMW Motorrad necesitaba ayuda para diseñar la nueva R 5 Hommage. Esta moto, que se presentó en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este de 2016, debía ser una réplica fiel del modelo original de 1936 a la que rendía homenaje. Fueron necesarias piezas originales para el proyecto.
Gutsch participa en carreras prestigiosas como las del Goodwood Revival o las carreras vintage celebradas en la Isla de Man, así que no es de extrañar que conserve una gran colección de piezas antiguas. Ni tampoco que encontrara piezas importantes para el motor de la R 5 Hommage en una búsqueda de tesoros en su propio garaje. «No quería desguazar una R 5 original para construir una moto de exhibición. Así que la construcción se volvió aún más emocionante cuando tuve la idea de utilizar algunas piezas antiguas que tan solo utilizaba como topes para puertas en mi garaje. También usamos las reproducciones de piezas de mi amigo Josef Heft, fabricadas específicamente para motos de carreras, y el resultado fue una moto realmente impresionante. Realmente contaba con varios ejemplos de lo que yo llamo "ofrendas al Dios de la velocidad" desperdigados por el taller».
+ Leer más
La emoción aumenta: viaje inaugural de la R 5 Hommage.
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.