Desafía la gravedad.

Los mejores acróbatas de motos actúan sobre el muro de la muerte original a lomos de la R 25.

El muro de la muerte original es un impresionante espectáculo de motos lleno de tradición y estilo.

Tres R 25 estaban allí para el arranque del festival Pure&Crafted 2016. Donald, Clemens y Peter Petersen dieron su habitual vuelta simultánea a lomos de esta moto. Kara Satana, la única motorista alemana del muro de la muerte, también mostró a la multitud algunas arriesgadas maniobras sobre su moto en el muro de la muerte más antiguo del mundo.

La importancia de la auténtica fuerza física

Cuando el muro de la muerte más antiguo del mundo hizo su última aparición en Berlín, su ciudad de origen, dentro del festival Pure&Crafted de 2015, incluso Donald Ganslmeier sintió la presión. El actual propietario y genuino motorista del muro de la muerte, también conocido como «Don Strauss», compró el muro solo unos años antes a su antiguo propietario, Hugo Dabbert, y lo restauró pieza por pieza. El tambor, compuesto de 18 elementos murales, casi 10 metros de diámetro y seis metros de alto, fue uno de los últimos módulos de este «muro de la muerte», que todavía puede encontrarse en su estado original de 1928 y que ahora descansa en un almacén.

+ Leer más

Pilotar por el muro de la muerte no es tarea fácil. Se tardan aproximadamente dos días en conseguir que la parte inferior quede totalmente recta, en levantar las paredes y en amarrarlas con cables metálicos, en preparar la tribuna de espectadores y el desfile y en colgar la carpa del mástil central de 12 metros. En conjunto, son casi 25 toneladas que hay que descargar de dos semirremolques y otras 7,5 toneladas más que, posteriormente, habrá que volver a cargar cuando termine el espectáculo. Y, evidentemente, solo con la fuerza física.

+ Leer más
"
Cuando llegaban al pueblo los pilotos que se iban a subir al muro de la muerte, era mejor no dejar que tus hijas fueran a la feria.
"

Donald Ganslmeier

Una buena dosis de valentía

«Cuando llegaban al pueblo los pilotos que se iban a subir al muro de la muerte, era mejor no dejar que tus hijas fueran a la feria», o al menos eso es lo que Donald Ganslmeier siempre cuenta. Tras finalizar el servicio militar, cogió su moto y se fue a Inglaterra, donde aprendió el arte de las acrobacias en el muro de la muerte de la mano de toda una leyenda como Ken Fox. Desde entonces, se ha dedicado en cuerpo y alma al mundo del espectáculo.

+ Leer más

No cabe duda de que se necesita cierta dosis de valentía para conseguir mantener el equilibrio sobre la plataforma de lanzamiento inclinada durante un par de vueltas, subir de marcha y, finalmente, pasar a la superficie vertical cuando se consigue la velocidad y el impulso apropiados. Es necesario alcanzar al menos 45 km/h para que la presión de contacto mediante las fuerzas centrífugas sea lo suficientemente elevada como para atraer a la moto y a su conductor hacia la pared con más de 3 G.

+ Leer más

Una vuelta suele durar unos tres segundos; esta indicación puede servir de guía a los principiantes para que no tengan que recurrir al velocímetro. Lo más difícil es cogerle el truco a la sensación de mareo que aparece al principio, o no alcanzar la velocidad suficiente para deslizarse por la pared. «Cuando después de muchas vueltas de práctica finalmente consigues lograr la suficiente seguridad para dar vueltas en una pista con una superficie desigual, la sensación es increíble», explica Clemens.

+ Leer más
"
La BMW es tan fácil de conducir como un ciclomotor.
"

Kara Santana

Una flota de motos nuevas

Mientras tanto, el muro de la muerte original se ha recubierto con nuevos paneles y se han incorporado nuevas motos a la flota. Este año, además de varias Indian Scout V2 de 750 c. c. con ejes rígidos de los años 1927-31 (la primera opción para muchos acróbatas de los muros de la muerte gracias a su bajo centro de gravedad), Ganslmeier y su equipo también utilizarán tres BMW R25/0 en la denominada «carretera interminable». El invierno pasado, Ganslmeier encargó que se montaran de acuerdo con sus indicaciones las motos de un solo cilindro de 250 c. c. de 1950/51 a partir de las piezas y los restos que consiguió en un concesionario de BMW situado en Fráncfort, de tal forma que respetasen su máxima de «nada más que lo necesario»:
+ Leer más

un bastidor, dos ruedas de 19 pulgadas, el depósito original, un asiento de muelles y un motor de 12 HP con carburador Bing. El escape no es más que un tubo cromado; las placas de protección o incluso los faros añadirían un peso innecesario. Se les aplicó una nueva capa de pintura a todas las piezas y el depósito incluso recuperó su perfilado blanco. «Una potencia de 12 HP es más que suficiente, pero tuvimos que apretar la suspensión para que no se moviese tanto», nos comenta Clemens, carpintero de profesión y el piloto más joven de los «Motorellos». Mientras nos explica esto, se mueve hacia las columnas de suspensión traseras de su BMW. Un trabajo para el próximo invierno.

+ Leer más

Camisas planchadas y pantalones de montar

La R 25 no es solo un vehículo perfecto para los muros de la muerte, sino que también tiene un aspecto ideal para subirse a ellos. Al fin y al cabo, no es solo una vestimenta más. Estos temerarios siempre pilotan con camisas planchadas, botas enceradas y pantalones de montar ceñidos lo que indica que Ganslmeier, un hombre con amplia experiencia en el mundo del espectáculo, le otorga el máximo valor a la tradición y al estilo. «Cuando voy a un espectáculo, espero ver algo especial, y eso es exactamente lo que ofrecemos a nuestro público cuando nos vestimos con un estilo adecuado y realizamos un espectáculo arriesgado con nuestras motos clásicas».
+ Leer más

Sin casco y sin seguro

Aunque el espectáculo parezca sencillo, siempre conlleva algún riesgo. Un riesgo que se asume hasta cuarenta veces al día en eventos como los BMW Motorrad Days de Garmisch-Partenkirchen o el Oktoberfest de Múnich, en los cuales la asistencia de visitantes es tan alta que hay que realizar un espectáculo cada media hora hasta bien entrada la noche. Sin casco ni suelos dobles. Los pilotos necesitan estar constantemente concentrados y terminan agotados.

Cuando Ganslmeier explica al público que ninguna aseguradora está preparada para asegurar a sus pilotos contra los posibles accidentes, no está de broma. El grupo de riesgo puede ser relativamente pequeño, entre cincuenta y sesenta pilotos en todo el mundo, pero, sin embargo, el riesgo de accidente está presente en todas y cada una de las vueltas. Es por eso que estos temerarios pilotos se sienten muy agradecidos al final de un espectáculo por todas y cada una de las donaciones que reciben para el fondo del seguro que ellos mismos han creado.

+ Leer más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.
spinner